Publicado el 9 de noviembre de 2014 | por 1

9 de noviembre de 2114: el nacionalismo dentro de 100 años

Dentro de 100 años no existirá la unión entre territorio, Estado y cultura. En Mitmag lo sabemos porque hemos estado allí.

I. El inútil debate y el viaje en el tiempo

La sesión de debate semanal de Mitmag ha tenido esta semana un tinte especial. La celebrábamos como siempre en el salón de espejos, a la luz de una chimenea y bajo el inequívoco olor de tabaco de pipa mezclado con la pizza de Dominos de bolas de carne con cebolla caramelizada. Una vez los niños acróbatas búlgaros terminaron su pequeño número, duramente criticado por el sabio jesuíta Padre Revy Stolle debido a su contenido supuestamente sensual, nos dispusimos a tratar el tema de la semana: el 9N y la independencia de Cataluña.

¿Tiene sentido debatir si Cataluña pertenece o no a España? En el futuro no nos enfadaremos por esas cosas, el Estado será pura economía y la cultura irá por otro lado.Para un servidor, dicho debate es el molesto tiempo que pasa entre el entremés circense y el concurso de beber chupitos de Jägermeister, bebida que por cierto creó el abuelo de la Duquesa de Montpensier, presente en todas las reuniones cuando sus adicciones le permiten levantarse de cama. Por eso propuse una solución de corte radical: un viaje en el tiempo para comprobar hasta qué punto tenía sentido un debate así o simplemente nos estábamos equivocando. No sería la primera vez que en España nos debatimos entre dos opciones que a futuro se demuestran erróneas.

De nuestra máquina del tiempo no podemos, por contrato, desvelar demasiados detalles. Sólo podemos confirmar que Airbus, la Agencia Espacial Europea, SpaceX, NASA, IAG y Ryanair están implicadas en su desarrollo. Algún día contaremos más sobre el proceso de viaje en el tiempo, pero hoy nos centraremos en las conclusiones, para lo cual reproduzco el extracto exacto del libro de actas de la sesión de debate de Mitmag.

futurama

II. El Estado en el Siglo XXII: cambiar de nacionalidad como cambio de compañía de teléfono móvil

Dentro de la Confederación de Países de Bien, cualquier territorio puede cambiar de Estado si lo desea, como quien cambia de compañía de telefonía En 2079 se aprobó el libre mercado de estados en la CPB (Confederación de Países de Bien, evolución de la antigua ONU). Esta supranación engloba a prácticamente todos los países actuales, con breves excepciones. La más notable Corea del Norte, país hermético sumido en una democracia parlamentaria clásica sin apenas conexión con el exterior. Hay otros más pequeños como el Reino de Bután, cuya solicitud de adhesión simplemente se perdió por un error informático.

El libre mercado de estados de la CPB quiere decir que cualquier territorio puede decidir, mediante voto electrónico, pasar a ser independiente o bien depender de otro estado. Un sistema similar al que ahora utilizamos para cambiar de compañía móvil. Igual que actualmente conservas el número y el titular, el cambio de país implica conservar el territorio, la población e incluso el Gobierno. Al igual que en la analogía telefónica, se debe pagar la “cláusula de permanencia” o deuda con el estado en caso de irse.

Dese 2083 País Vasco pertenece a Estados Unidos para exportar lavavajillas más baratosEl primer caso en España de portabilidad de país se dio en País Vasco en 2083, con una adhesión a Estados Unidos, consiguiendo así grandes ventajas arancelarias para la venta de lavavajillas (en el futuro la especialización ha hecho que cada región se dedique a fabricar únicamente un tipo de producto o servicio). Además, Nevrasko (su nueva denominación) cobró una suntuosa cantidad de España correspondiente al saldo histórico no utilizado.

El segundo caso fue Galicia, que forma parte de Reino Unido desde 2086, con una ajustada votación: 51% votaron SÍ, 1% NO y 48% DEPENDE.

Cataluña es independiente desde 2091, simplemente subcontrata todo lo necesario para funcionar como EstadoPor último, Cataluña se escindió finalmente en 2091. No se unió a otro país sino que se gestiona de forma independiente, otro proceso habitual perfectamente posible ya que se subcontratan servicios. La gestión de infraestructuras, por ejemplo, la lleva Prusia, especialista en outsourcing de Ministerios. El propio parlamento y los diputados son gestionados por una empresa malagueña especializada denominada SPDSA (Servicios para la Democracia SA).

futuro2

España se ha convertido en la primera potencia turística mundial abarcando París, Cancún y MiamiA pesar de haber perdido algunos territorios (más tarde Murcia y Castilla-La Mancha), España ha crecido como nación ganando la gestión de Florida, la Riviera Francesa, Acapulco y Quintana Roo (ex-México), Venezuela e Île de France (París) convirtiéndose así en la principal estado que gestiona destinos turísticos.

En este escenario, las grandes naciones compiten entre sí para captar territorios ofreciéndoles mejores ventajas fiscales y condiciones como país. La corrupción de cualquier Gobierno hace que un territorio cambie de país inmediatamente, generando así un mercado dinámico.

III. ¿Y dónde queda la identidad cultural? Los ‘teams’, o la abstracción del concepto de cultura

Para un vasco pertenecer a Estados Unidos no es un problema cultural: la cultura y el Estado están separados. Como otros grandes problemas del Siglo XXI, tuvo que venir Elon Musk a solucionarlos. El modelo de abstracción de Estado planteaba un gran problema: ¿dónde queda la cultura asociada a cada país? Después de la crisis cultural de 2030 (que duró dos décadas), fueron muchos los teóricos que buscaron una nueva fórmula para la cultura. Sin embargo fue Elon Musk (fundador actualmente de Paypal y Tesla Motors, entre otros) quien revolucionó el mercado con la creación de ‘teams’.

El sentimiento de nación que necesita el ser humano se canaliza a través de equipos de fútbol y cultura llamados teams, sin mezclar gestión económica ni políticaLos teams son una versión ampliada de un equipo de fútbol, son proveedores de cultura a los que cada ciudadanos puede estar asociado. Y cotizan en bolsa, también. Así pues el team Castizo es el más seguido, ya que supuso la fusión del Real Madrid, la práctica totalidad de los museos madrileños, el 30% de sus restaurantes, la práctica totalidad de los artistas que aparecen en Los 40 principales, y una infinita lista de grupos culturales.

La elección del team no depende ni del territorio ni del Estado al que pertenece, sino que es una decisión personal de cada individuo, y no tiene por qué coincidir con la mayoritaria en el Estado. Así en Nevrasko (antiguo País Vasco) reniegan por completo de los teams norteamericanos, sólo están en él por su gestión económica pero mantienen su cultura.




  • http://www.marianoquetedenporelano.ya McAreno

    So great!

    Eskerrik asko, e boas noites!

Subir al cielo ↑