Publicado el 15 de septiembre de 2013 | por 0

Breaking Bad y las dos caras del emprendedor

Breaking Bad no es una serie de gánsters, es una serie sobre el emprendimiento. Ilegal, pero emprendimiento. Walter White es un profesor de química de instituto que completa su sueldo como empleado de un lavado de coches. Un tipo ejemplar que nunca ha roto un plato. Tiene un hijo tullido, una mujer un poco pesada y sufre el efecto American Beauty: aunque no lo parezca, su vida es una mierda.

Pero un día las reglas del juego cambian. Descubre que tiene cáncer. Que se va a morir, que no tiene dinero para el tratamiento y que su familia se va a quedar sin un duro. Descubre así el bonito concepto de coste de oportunidad: cuando no tienes nada más que perder, tu visión sobre la vida cambia. Por eso aprovecha sus conocimientos de química para fabricar metanfetaminas.

breaking-bad-3

A pesar de la mierda que tiene encima, te identificas y te gustaría estar en su piel. En el momento en el que no tienes nada que perder tampoco tienes miedo a nada. Acabar en la cárcel o tiroteado por un narco mexicano no es una opción mucho peor que morir tres semanas después. No deja de ser inquietante que, en el momento que sabes que vas a morir y no tienes nada que perder, es el momento en el que puedes empezar a ser tú mismo.

(Si no has visto la serie y te has decidido ahora a verla, quizás deberías dejar de leer aquí)breaking-bad-5

Aunque novato en el negocio, Walter empieza a subir escalones y a ganar dinero. Suficiente para pagar su tratamiento. Suficiente para dejar la vida resuelta a su mujer y a su hijo. Pero en ese momento ya se ha convertido en algo personal. El objetivo inicial, su familia, pasa ser un obstáculo en su nuevo objetivo, que no es el dinero, sino la realización personal. Aunque sea a base de acabar con otros narcos.

breaking-bad-1

Breaking Bad nos deja tres valiosas lecciones sobre emprendimiento (de todo tipo, no sólo de empresas). Sobre cómo surge, cómo se desarrolla y cómo termina. Y no, la última no es necesariamente positiva.

  • Necesidad y coste de oportunidad: El emprendimiento no está de moda porque sea cool, sino porque la alternativa es mala o no existe. Si no hay trabajo por cuenta ajena, lo que puedes perder por intentarlo es nada. Pero, ¿cuántos emprendedores darían una patada a su proyecto por un sueldo de 3.000 euros al mes en otra empresa? Los que no son los de verdad.
  • Foco: Walter no se plantea diez opciones, ni duda al tomar decisiones sean buenas o malas. Tiene un objetivo y todo lo que le ocurre se divide en dos tipos: cosas que ayudan a conseguir ese objetivo y cosas que no.
  • Construir catedrales: que un proyecto se convierta en el foco de tu vida es algo bonito. Pero pasa de ser un medio a ser un fin. ¿Y eso es bueno o malo? ¿Abandonar a tu familia para convertirte en un peligroso narco que no necesita el dinero es positivo? Seguro que no. ¿Y vivir sin objetivos? Seguro que tampoco. Puede que la virtud esté en el punto medio.

breaking-bad-2

El 11 de agosto se estrenó la parte final de la quinta y última temporada de Breaking Bad. Aún a riesgo de que decidas dedicarte al narcotráfico o, lo que es peor, ser emprendedor, te recomendamos la serie.


Tags: ,



Subir al cielo ↑