Publicado el 27 de octubre de 2013 | por 0

“El razonamiento de un hombre cabe en cuatro casillas de Excel” Entrevista a Rick Pérez, psicólogo soltero a los 50

Rick Pérez acaba de publicar un estudio llamado “Diferencias de razonamiento entre hombres y mujeres aplicadas a relaciones sociales”, que ha tenido una enorme repercusión en diversos medios de comunicación que no se lo han leído, y multitud de críticas de asociaciones feministas que lo tachan de machista.

Nos reunimos con él en Lobby del Sercotel San José de Albacete para que nos explique su estudio y no tener que leerlo. Se trata de un estudio superficial y absurdo, en la línea a lo que estamos acostumbrados.

MITMAG: Debo preguntárselo antes de comenzar: ¿es usted misógino o machista? En internet lo ponen a caer de un burro por las cosas que ha contado
RICK PÉREZ: Veamos, machista es el que pretende imponerse sobre las mujeres. Misógino, el que las considera inferiores y desea su mal. Yo lo único que quiero es que no me toquen los cojones, que me dejen vivir en paz, no les deseo ningún mal.

Por ejemplo, tampoco me gusta el brécol. No lo considero inferior a un pepino, ni deseo que no lo cultiven. Pero me niego a comerlo.

MM: Bueno, veo que por ahí mejor no seguir. Vayamos al grano, ¿cómo se decidió a llevar a cabo este estudio?
RP: [===NOTA: Edgar, yo te transcribo todo lo del fichero del audio tal cual, y después ya editas tú como consideres===] Para trincar una subvención del Gobierno de Castilla-La Mancha jajajaja. No, realmente ese fue el motivo, pero esto no lo pongas. Le decía, surgió como un intento de medir las diferentes respuestas del cerebro humano ante noticias simples de conocidos, como que se van a cenar fuera o que se han comprado un televisor.

MM: ¿Y han llegado a alguna conclusión?
RP: Sí, la respuesta de un hombre se modela en una sencilla tabla, cuatro casillas de excel. Empezamos con varios experimentos multivariante, pero cuando llevábamos veinte sujetos vimos que era un problema totalmente lineal y que no hacía falta seguir investigando. Llegamos hasta doscientos, eso sí, para poder coger la subvención entera, pero esto no lo comente por favor.

Captura de pantalla 2013-10-24 a la(s) 19.44.26

¿Ve? Así funciona el cerebro masculino. Evalúa las consecuencias que tiene para él o para la persona con vínculo de amistad, con una reacción honestamente positiva o negativa, de alegría, tristeza o empatía. Sin más mierdas.

MM: Vaya, realmente interesante. Y esta captura cutre de Excel que me muestra, ¿no han pensado en darle un poco de empaque? ¿Esto es el estudio, así sin más?
RP: Contactamos con un diseñador, pero pretendía cobrar por su trabajo. También los psicólogos. No se dan cuenta de que estamos en crisis, todo son trabas para el emprendedor.

MM: Bueno, ¿y cuál es la diferencia con la mujer entonces?
RP: Se identifican interesantes patrones de comportamiento, pero no se crea, tampoco nos hemos enterado mucho. Por ejemplo, además de las variables de si le afectan a ella, o si son positivas o negativas, existen otras, por ejemplo una búsqueda de causas ocultas. Cuando una mujer invita a otra a tomar un café especula pensando si será para sacarle información. Un hombre sabe que es para un fin, o sabe que no, pero no especula.

Otro ejemplo, si un amigo le dice que se ha comprado un piso nuevo, usted se alegra por él. Una mujer no sólo especula con el origen del dinero o qué trata de suplir, sino que saca conclusiones derivadas, como que ha ocurrido algo negativo y tienen que compensarlo, o por el contrario es un hecho inherentemente positivo.

MM: Y si es positivo entonces la respuesta sería como la de un hombre…
RP: Para nada, ahí se puede despertar el mecanismo de envidia (mira esa zorra, por qué tendrá ese piso), o bien el mecanismo de frustración, en el que culpa a terceras personas de no haber conseguido lo mismo. Hemos detectado también niveles muy bajos de admiración o empatía, pero nuestros instrumentos no permitían medirlos a escalas tan pequeñas.

Seguro que hubiésemos sacado un buen gráfico de esto, pero nos gastamos toda la subvención haciendo pruebas con hombres. Esto no lo cuente tampoco, se lo digo a usted que parece un hombre de bien. [===NOTA: Edgar, te pongo otro recordatorio para que no se te pase, el texto va en bruto, sin editar===]

MM: Además de fuente de conversaciones tensas, ¿qué utilidad tiene este estudio?
RP: Vamos a tratar de vender asesoría a empresas para segmentación de productos. Las televisiones, por ejemplo, lo hacen muy bien. Si usted coge un canal como Nitro o Energy, verá que todo se basa en estímulos ante los cuales el sexo masculino reacciona positivamente. Se pregunta cómo se fabrica una licuadora, o cómo se hunde un barco, y disfruta viéndolo, sin más.

Sin embargo si usted pone un canal como Divinity está todo basado en una falsa empatía disfrazada de envidia. Mujeres que se casan o parejas que reforman pisos, lo que despierta en el sexo femenino envidia. ¡Mira, esa se casa pero está más gorda que yo! ¡Yo quiero ese piso para mí!

MM: Pues muchas gracias por su tiempo, ya he terminado de desayunar. Verá, es que a mí en Mitmag no me pagan, pero tenemos la costumbre de que el entrevistado paga el desayuno.
RP: Sin problema, pero el ticket me lo guardo yo.

Nota para la gente de producción de programas de TV: Rick Pérez es un personaje inventado y dicho estudio no existe. Por favor, no contacten con Mitmag para entrevistarlo. Vuelvan a Menéame a buscar temas, aquí no se les ha perdido nada.

Tags:



Subir al cielo ↑