Publicado el 23 de septiembre de 2013 | por 0

Comparativa de huevos de gallina normal vs gallina puteada

¿Os habéis fijado que en el supermercado ha aparecido un tipo de huevos que no son caseros pero tampoco son del todo industriales? Se trata de un chantaje emocional de una forma muy discreta, pero bastante cabrona: por unos céntimos más puedes llevarte los huevos de la gallina a la que no hemos puteado.

Sí, la hemos dejado correr libremente por el campo, al menos un rato al día, en vez de tenerla en una jaula de tamaño mínimo toda su vida. Y como ya estamos hartos de análisis de teléfonos móviles, comida gourmet o coches, vamos a hacer un análisis de lo que de verdad importa: los huevos fritos.

comparativa_huevos_1

Nos hemos ido al supermercado de El Corte Inglés. Quizás sea por querer transmitir una imagen de que somos cool, quizás imagen de ser _cool_ por ir de forma irónica a ese supermercado, para dejar entrever nuestra ideología conservadora de derechas, o porque nos quedaba al lado de casa. Cada uno que saque su propia teoría.

A un lado del ring, seis huevos normales, tamaño “grande” (talla L) por 1,3 euros. Al otro lado del ring seis huevos de gallina campera por 1,55 euros. Gallina campera, como si fuese una afición de la gallina.

– Oye, gallina, ¿tú eres campera?
– Qué va, a mí lo que me gustan son las jaulas pequeñas, el campo me agobia, está lleno de bichos.

No vamos a analizar el packaging porque en el momento de hacer la sesión de fotos ya se había deteriorado. No obstante, si has leído hasta aquí no creo que ya nada te pueda asustar.

comparativa_huevos_1

En cuanto al tamaño, ambos son equivalentes, aunque los de gallina puteada se anuncian como “grandes”.

comparativa_huevos_1

En la sartén, el huevo normal (de gallina puteada) tiene una yema en el centro y una clara en el exterior. De acuerdo, lo admito, no hay nada que comentar de esta foto aunque pueda parecer la más importante.

comparativa_huevos_1

El huevo de gallina “campera” tiene un aspecto similar. La diferencia de color se debe más a la cámara que al huevo en sí, aunque el de gallina campera es algo más vivo. Qué profesionales somos.

comparativa_huevos_1

El resultado final. O mejor dicho, para la fotografía final, ya que después de eso los volví a meter en la sartén. A mí no me gusta la yema cruda, pero ese no es vuestro problema, así que en la foto tenían que salir bien.

Conclusión visual: el de gallina campera está más cerca de un naranja intenso que de un pálido con pinta de muerto. Poca diferencia, pero la hay.

comparativa_huevos_1

Una vez en el plato, el color también se transforma en sabor. De nuevo es un matiz pequeño y cualquier parecido con un huevo de gallina casera es pura coincidencia. De hecho imaginamos que son de gallina y no de rata porque la segunda es un mamífero y no pone huevos, no hay otro motivo que nos lo haga pensar.

Conclusión en el paladar: la gallina con afición al campo tiene algo más de sabor.

A continuación una tabla resumen en la que se calcula el coste de no ser un hijo de puta con las gallinas. Por media docena y por huevo.


Comparativa de huevos de gallina normal vs gallina puteada Maverick Conchaespina

Huevos de gallina "campera"

Sabor
Color

En resumen: Huevos de gallina puteada:
Coste por seis huevos: 1,3€.
Coste por huevo: 0,22€
Calidad del huevo: 3,5 / 5.
Huevos de gallina campera:
Coste por seis huevos: 1,55€.
Coste por huevo: 0,26€.
Calidad del huevo: 4 / 5
Comparativa:
Coste de no ser un hijo de puta con las gallinas: 0,25€
Coste de no ser un hijo de puta con las gallinas, por huevo: 4,1 céntimos

4


Tags: , ,



Subir al cielo ↑