Publicado el 26 de septiembre de 2013 | por 0

Curso de emprendimiento para hipsters con vídeos musicales

En esta época tan complicada nuestra sociedad ha elegido cuáles son los triunfadores, los héroes que traerán un nuevo amanecer de prosperidad económica y cultural. Ellos son los hipsters y los emprendedores. No obstante desde la Fundación Mitmag, que se preocupa por el desarrollo económico de la sociedad, vemos a diario lo difícil que resulta alcanzar el súmmum de la perfección y convertirse en un hipster emprendedor.

Por eso hemos desarrollado este curso teórico para modernos que han triunfado en las calles pero buscan también triunfar en el apasionante mundo de los negocios. Un billete directo de Malasaña a Tetúan Valley.

A lo largo de una serie de canciones perfectamente conocidas por el sector más moderno de nuestra sociedad, transmitiremos los conceptos más importantes en el proceso de creación de una startup.

El estilo de vida emprendedor. “Hidrogenesse: El artista”

el artista pide un adelanto, el artista pide un cheque en blanco
[…]
el arista pide 100.000 euros a su galerista
[…]
el artista promete dejar de crear si recibe un talón por valor de un millón

La primera canción es en realidad un resumen del proceso completo. Según Hidrogenesse está dedicada a un director de cine que prometió dejar de hacer películas si le daban un millón de euros, mostrando un gran espíritu creador. Creo que en el fondo Hidrogenesse encontró ese paralelismo con el mundo emprendedor y añadió las dos fases: la financiación y el exit.

Lo primero es pedir 100.000 euros a tu galerista o editor. Un emprendedor es un hombre hecho a sí mismo, y no se va a poner a trabajar en su proyecto antes de recibir financiación. Con esto no sólo te aseguras no perder tu valioso tiempo, sino que evitas que las dudas que pesan sobre ti se confirmen. Es mucho mejor que se confirmen cuando ya tienes el dinero.

Lo segundo, el exit. En cuanto haya un palomo dispuesto a soltar un millón, vende sin dudarlo, y a otra cosa que seguro que el ladrillo ya se habrá recuperado. O ya podrás volver a tu trabajo en la banca, que dejaste a medias por la gran pasión por emprender que has tenido desde siempre, unida a ese ERE tan oportuno.

Hay quien dice que los emprendedores son los nuevos artistas del siglo XXI, y no podemos estar más de acuerdo.

Fundraising. “Los Punsetes: Dinero”

no quiero que me lo prestes, yo quiero que me lo des
te lo digo abiertamente, no te lo pienso devolver
[…]
conseguirme dinero, que no tenga que mover un solo dedo

Aunque Hidrogenesse lo explica perfectamente en su vídeo, a veces es normal que para el emprendedor primerizo queden dudas sobre la fase de captación de fondos. No hay problema, ya que Los Punsetes explican perfectamente cómo debe ser la captación de financiación, reforzando la idea sobre lo que importa: tenerlo y no importa cómo ni de quién.

La idea. “Lori Meyers: Mi realidad”

Yo no necesito hablar para expresar una emoción,
me basta sólo con mirar.
Pero sí necesito amar
es mi única ambición.
(¡es lo que necesito!)

¿Qué puedo hacer por mejorar mi mundo que es mi realidad?

Eso de la realidad única, el Ens Realissimum, es un concepto de Kant, un tipo que nació en un país que ni siquiera existe, Prusia, ya veis cómo le fue. A pesar de que parezca muy hipster, no nos engañemos: hay varias realidades alternativas. Si tu idea de negocio funciona en una de ellas, adelante, no hay verdades únicas. Además seguro que están todos los flecos atados y no hay posibilidad de errar.

El plan de negocio: “La Casa Azul: Viaje a los sueños polares”

Hacia el fondo de ese mundo del que me has hablado tanto
Paraíso de glaciares y de bosques polares
Donde miedos y temores se convierten en paisajes
De infinitos abedules de hermosura incomparable

Llega el momento de hacer el business plan, el famoso excel en el que se explica cómo el emprendedor va a hacerse millonario él y de paso a los inversores, además de salvar el Ártico. Un valor fundamental en el emprendimiento es la confianza y osadía, por ello la canción de La Casa Azul nos muestra un escenario idílico (pero realista, siempre muy realista) para nuestro plan de negocio.

Financiación pública. “She & Him: It doesn´t matter”

It doesn’t matter, I fought my heart
It’s broke and shattered to a million and one
Undone, I guess I haven’t won

Cause I could’ve been your girl
And you could’ve been my four leaf clover
[…]
It doesn’t matter, I’ve just begun

En el vídeo podemos ver cómo una emprendedora con un gran proyecto se queja ante el responsable de las subvenciones a fondo perdido por no haber recibido la suya. Convencida de que ella hubiese sido su trébol de cuatro hojas, devolviendo multiplicado por diez la inversión, lleva a otros emprendedores de coloridos vestidos a amplificar la propuesta. No obstante, el señor funcionario hace honor a su estereotipo leyendo el periódico y realizando sus actividades personales, sin atender a tan llamativa manada de emprendedores. Como la vida misma.

Los eventos de networking (I): Los gurús. “Love of lesbian: Clínicamente muertos”

Gente total volaba a tu alrededor.
Qué dignidad, qué porte y qué distinción.
Yo padeci síndrome de Stendhal escuchando tras la puerta.

Tu entorno es más ingenioso que un dios
los vi actuar cada uno con su función
y cada cual tiene un grandísimo don
y madres con paciencia…

En este tipo de eventos nos encontraremos gurús de una enorme talla, cuya mera presencia nos podrá causar alucinaciones debido a la inmensidad de su sabiduría sobre conceptos como los hashtags de Twitter o la epifanía de San Google Plus.

Los eventos de networking (II): Los compañeros emprendedores. “Astrud: El vertedero de Sao Paulo”

¿Cuántos incunables, cuántos miles de amatistas?
¿Y cuántas copias gratuitas de evaluación de Windows Vista
en el vertedero de Sao Paulo?, ¿en el vertedero de Sao Paulo?
Cientos, al menos una.

¿Cuantas redes sociales “como facebook pero para carpinteros” o cuantas apps móviles de agregación compleja de datos puedes encontrar en un evento de estos? El vertedero de Astrud enseña la valiosa lección de que tu idea no es sólo tuya y que seguramente habrá otros ejecutándola.

El pacto de socios. “La Casa Azul: Sucumbir”

Y es que por momentos anhelo tu radiante alegría
tus salidas tus ideas acerca de como esquivar el final
y me perturba el deseo de tener otra vida más tranquila
más ajena al bullicio y al gris devenir bipolar
cuando había empezado a volar
cuando Heracles cantaba inspirado y feliz me has hecho llorar.

No es fácil encontrar compañeros de viaje, otros emprendedores implicados dispuestos a dejarse la piel… eso sí, salvo que aparezca un trabajo indefinido una empresa de las de toda la vida. Es renunciar a un sueño, pero contentar a una madre no tiene precio. Pero las rupturas nunca son fáciles, especialmente para los que permanecen en el equipo.

La relación con los desarrolladores. “Hidrogenesse: Eres tan técnico/a”

Llevas alas postizas,
conduces un furgón de vigilancia,
siempre haciendo siete cosas a la vez,
escribes código para implantes.

No tienes antecedentes,
operas en un vacío legal.
Tú y tu pandilla de pensadores,
semidioses de lo contracultural.

Eres tan técnico/a,
eres tan técnico/a.

Puede que algún socio se vaya, pero de los que se queda, hay alguno con el que seguro tendrás problemas. Porque habla raro, viste oscuro y no ve la televisión. Es el amigo informático, pieza sin la cual el proyecto no funcionaría, pero cómo cuesta tratar con él. Siempre con ese lenguaje tan técnico/a.

El prototipo. “MGMT: It´s working”

how will I know if it’s working right?
[…]
but it’s working in your blood
which you know is not the same as love
love is only in your mind
and not your heart

Después de luchar con socios y desarrolladores, al final llega el primer prototipo. Es magia, pero funciona. La gran duda es si funciona de verdad, o sólo en tu cabeza, o sólo en tu corazón… en caso de duda sobre el rendimiento del prototipo recomendamos consultarlo en Instagram a otros hipsters emprendedores.

La relación con proveedores. “La Bien Querida: El zoo absoluto”

Pensé que iba a ser diferente
Resultó ser lo mismo de siempre
Pensé que vendrías de frente
Pero ya me lo dijo la gente
[…]
La misma historia de siempre
Mejor que ni te me acerques
Que no quiero comprenderte
Te recuerdo, que eres tú
el que siempre miente

¿Cómo puede ser posible que nuestro infalible proveedor no hiciese lo que dijo que iba a hacer? La Bien Querida expresa en esta canción su experiencia con un fontanero que prometió arreglarle la calefacción de la oficina en 24 horas.

La relación con el primer cliente. “(fu)Lana del Rey: Video Games”

It’s you, it’s you, it’s all for you
Everything I do
I tell you all the time
Heaven is a place on earth with you
Tell me all the things you want to do

Ese amor loco y enfermo que te hará darlo todo y te terminará consumiendo. Pero es tu primer cliente y él lo merece, hasta el infinito y más allá. Dime todas las cosas que quieres hacer, cariño, yo las haré por ti.

El cierre. “Hidrogenesse: No hay nada más triste”

No me digas que no hay nada más triste,
un turno de noche es mucho más triste,
en la cadena de montaje esperando la sirena
con lo peor de Rubí contando sus miserias.
No hay nada más triste que un turno de noche,
no hay nada más triste.

Los proyectos en internet son como las parejas de la familia real: nunca terminan, sólo cambian de estado. No obstante, cuando metemos un filete en el congelador en el fondo sabemos que nunca más saldrá de ahí, y lo mismo ocurre con las empresas. Pero oye, la vida sigue. Y en ese momento, con tu primer fracaso, estarás en un punto de partida mucho mejor de lo que empezaste. Quizás ese sí sea el momento adecuado.




Subir al cielo ↑