Publicado el 25 de septiembre de 2013 | por 1

Las It Series que no te deberías perder: Bron / Broen

Las It Series que no te deberías perder: Bron / Broen Nacho Z

Bron / Broen

Visionado general
Originalidad
Sexo
Muertes violentas
Coches y explosiones
Paranoia general

En resumen: Si nos ponemos chovinistas, merece un visionado.

2.3

Albóndiga sueca


Cuenta una leyenda urbana que en una reunión de jefes de estado de la UE, Zapatero se acercó Fredrik Reinfeldt, primer ministro de Suecia, y en tono amigable le comentó que le gustaba mucho la saga Millenium de Stieg Larsson. El presidente sueco le dio la espalda y se alejó sin responderle siquiera. Al parecer a Reinfeldt le crispaba el éxito mundial de la obra de Larsson, que mostraba la cara menos amable de su  amada Suecia. Espero que el tal Reinfeldt este se haya agarrado los machos pues de un tiempo a esta parte las novelas policíacas se han encargado de airear el lado más violento los países nórdicos, considerados paradigma de la civilización y seguridad. Bien, pues la serie Bron/Broen apunta en esa dirección, mostrar que Escandinavia está lejos de ser el paraíso social que llevan tiempo vendiéndonos.

El Puente de Oresund es una maravilla de la ingeniería. Tiene 8 km de largo y cruza el Mar Báltico para unir Copenhague con la ciudad sueca de Malmö. Pues bien, una noche las luces que alumbran el puente se apagan durante un breve periodo de tiempo. Cuando vuelven a funcionar, una mujer aparece tumbada justo en medio del puente, en la frontera entre Dinamarca y Suecia. Está muerta. Se detiene el tráfico y acuden policías de ambos lados de la frontera. Por parte de Suecia viene la detective Saga Norén (Sofia Helin). Por parte de Dinamarca el detective Martin Rohde (Kim Bodnia). Deciden que el caso es sueco pues Saga reconoce a la mujer, una política local.

La muerta

La famosa muerta.

Cuando van a llevarse el cuerpo, se dan cuenta que está partido por la mitad, a la altura de las caderas, justo en la línea de la frontera. Y cuando lo analizan descubren que las dos mitades pertenecen a dos mujeres diferentes. El torso es de la política sueca, las extremidades son de una prostituta danesa desaparecida un año atrás. Saga avisa a Martin; a partir de ese momento deberán llevar el caso conjuntamente. La trama se complicará exponencialmente mostrando un lado bastante oscuro del norte de Europa y jugando con los matices culturales entre ambos países y ambos protagonistas. El Puente (el Bron/Broen del título en sueco y danés) es una metáfora. Une dos países, pero también hace patente las distancias, es una portentosa obra de ingeniería reflejo de prosperidad pero a su vez alberga miserias y pobreza. El puente también es la relación que se ven forzados a establecer los dos protagonistas para resolver el caso, superando todas sus diferencias personales, culturales, lingüísticas…

Si no has visto Bron/Broen pero te suena lo que te estoy contando, no estás teniendo un dejá vu. Este es el inicio también de la versión que los yankis han hecho de esta coproducción sueco-danesa. En julio se estrenó The Bridge tanto en USA como en España (Fox), con gran éxito de audiencia. Hollywood ha situado muy acertadamente esta intriga policial en el puente que une USA con México sobre el Río Grande, a la altura de El Paso / Juárez. Por todo esto, y por su indiscutible valor intrínseco, Bron/Broen es una de esas series de culto de las que todos hablan últimamente. Y en Mitmag procuramos que estés a la última.

Y hasta aquí la parte elegante del artículo. A partir de este punto se desvelan algunos secretos, final incluido, de esta interesante serie europea acaparadora de premios y críticas favorables allí donde se estrena.

DataLa gran baza de la serie son sus personajes protagonistas y la relación que se establece entre ellos. Saga es guapa, fría, seca y aunque no se mencione, tiene Síndrome de Asperger (como Sheldon de The Big Bang Theory): es obsesiva (lo único que quiere es resolver el caso), es poco empática, carece de habilidades sociales y no tiene vida privada. La actriz Sofía Helin encara este personaje como si fuera un robot. A veces incluso recuerda al carismático Data de Star Treck: la nueva generación. Esta interpretación un tanto forzada al principio, te va entrando poco a poco. Cuando en el climax final de la temporada, en el puente, Saga intenta superar su problema y mentir a Martin sobre el estado vital de su hijo August, te llega realmente a conmover.

MartinEn el otro lado de la moneda tenemos a Martin, al que nos presentan como tremendamente humano con sus virtudes y defectos. Martin está casado, tiene hijos y una vida familiar normal y corriente con sus problemas y sus alegrías que prioriza sobre su labor policial. Actúa como perfecto contrapunto de la fría Saga. La relación entre estos dos da mucho juego y está llena de matices muy bien dosificados por los guionistas.

Bron / Broen

Lugares desapacibles.

Otro de los apartados destacables es la puesta en escena. Al igual que Les Revenants de la que ya hicimos comentario hace unos días, Bron / Broen tiene una solidez visual impecable. Tan fría como elegante, tan directa como efectiva. Colores gélidos, feas luces amarillentas que iluminan ciudades tristes y el puente, tan presente. El marco perfecto para una sórdida historia. Se percibe por pequeños matices que se trata innegablemente de un producto nórdico. Por ejemplo el look de los personajes es europeo; se muestran varios desnudos frontales femeninos y masculinos enfocados con bastante naturalidad; el trato entre policías y sospechosos es mucho más horizontal del que nos muestran generalmente en la ficción made in USA y los exteriores nos son mucho más próximos. Estos pequeño matices y otros muchos, donan al conjunto un toque exótico, como un refrescante caramelo de menta entre tanta hamburguesa que llegamos a digerir. También es de agradecer que los guionistas y los directores jueguen con los espectadores, dejando caer sutiles pistas, algunas falsas, otras no, haciéndonos sospechar de todo y de todos y guiándonos por enrevesados vericuetos. Por eso choca tanto que en un guión tan pulido hasta el más mínimo detalle y sutil en algunos momentos, tenga garrafales errores de planteamiento.

Bron Broen

Un look muy europeo.

A nivel argumental, la serie se divide en dos partes. En la primera, que va hasta el episodio siete, un asesino autoproclamado el Terrorista de la Verdad (TV a partir de ahora) pone en jaque a la policía a ambos lados de la frontera (y del puente). Con una serie de sofisticados asesinatos quiere llamar la atención sobre los cinco grandes males que asolan la sociedad, que son: las desigualdades sociales, los sintecho, las enfermedades mentales y su tratamiento, la integración de los inmigrantes y la explotación infantil. No es que sea el colmo de la originalidad pero nos sirve. (Fíjese el distinguido lector que TV no hace mención ni del paro ni de la corrupción. ¿Quién dijo que los países escandinavos no eran el paraíso?). Durante esto primero siete capítulos Bron / Broen tiene vocación de trascender. Los asesinatos son una mera excusa para pintarnos un gran fresco de la Escandinavia actual.

TV organiza unos crímenes de aquí te espero -como no podría ser de otra manera-, para los cuales lleva años preparándose. Es de estos asesinos multiusos que nos regalan las series que además de tener la mente perturbada son expertos hackers informáticos, fontaneros profesionales, electricistas, ingenieros en telecomunicaciones, médicos cum laude, por supuesto expertos en todo tipo de armas, venenos conocidos y demás artilugios de matar, también dominan las artes marciales, así como varios idiomas. La electrónica, la albañilería y la carpintería no tienen secretos para ellos y están en un estado de forma digno de unas olimpiadas. ¡Ah! Y son adivinos pues saben cómo va a reaccionar el resto del reparto con mucha antelación. Y es que cuando uno está motivado, oye, puede con todo. En definitiva TV va cometiendo terribles fechorías pero siempre fiel a su noble objetivo de espolear a la aletargada sociedad escandinava.

Bron Broen

La segunda parte ocupa los tres últimos capítulos, en los cuales se da caza al asesino. Es entonces cuando se descubren los verdaderos motivos de TV y cuando llegan también las grandes decepciones. ¿Sabes ese refrán que dice: donde dije digo, digo Diego? Pues esa es la sensación que le queda a uno cuando se va desvelando el misterio. Y es que al final, todo se resume en un ajuste de cuentas por un lío de faldas. Pura, simple y llanamente. TV, ese asesino que nos presentan tan serio, tan frío, tan calculador, que actúa solo para controlarlo todo, que no deja cabos sueltos, que lo tiene todo bajo control, cuyo objetivo es un noble fin social, en el fondo lo que tiene es un ataque de cuernos monumental porque años atrás Martin se cepilló a su esposa y todo acabó como el rosario de la aurora. Y se lo quiere hacer pagar. ¿Y qué tienen que ver los 30 asesinatos, muerto arriba, muerto abajo, que comete durante los primeros siete capítulos? Nada, a pesar de que los guionistas se esfuercen en vendernos el producto como un todo unificado. A lo largo de la serie, Saga repite con frecuencia y sin venir demasiado a cuento, que por muy frío y calculado que parezca todo, el asesino tiene un vínculo emocional con su “obra”. También intentan reforzar esa idea con una escena en la que TV tiene la oportunidad de matar a Martin pero no lo hace, cuando sí que acaba impunemente con otros policías que también lo persiguen. Con estos detalles nos quieren avanzar que detrás de toda esa parafernalia, se esconde algo más. Pero es un algo más muy decepcionante. Toda esa vocación de trascender, de ir más allá que transmite toda la primera parte se desvanece de golpe y porrazo para dar paso a un planteamiento de culebrón mexicano. ¿Por qué te acostaste con mi mujer pinche Martin José Armando? ¡¡¡Te juro como que existe la Virgen de Guadalupe que me las vas a pagar, pendejo!!!! Y déjame ir más allá. Ese fallido planteamiento podría incluso pasare por alto dentro de un conjunto del producto bastante resultón, si no fuera porque el final destila cierta actitud moral, lo cual a criterio de quien aquí escribe es inadmisible. De la verdadera motivación del asesino y su elaborado castigo a Martin, se desprende que el mensaje de la serie es una crítica a las relaciones extraconyugales. El resumen podrías ser: te follaste a la mujer de tu amigo así que mereces ser castigado y quedarte sin hijo. Muy mal. Por si fuera poco, esta postura moral viene reforzada por el escarceo que tiene Martin con Charlotte, la mujer rica, en el capítulo cinco. Este es uno de los sorprendentes giros de guión que en su momento te sorprende y agradeces, pero visto dentro del conjunto de la serie viene a decirnos que Martin es un pecador reincidente. Podría esperarse un desenlace así de una serie americana, donde son más puritanos. ¿Pero de una serie escandinava? Jamás lo hubiera creído.

Y es una verdadera lástima porque en general la serie es más que decente y está bien construida. Es un poco lenta en algunos momentos y hay tramas abiertas que no se cierran, por ejemplo la del trabajador social, Stefan, al que meten en la cárcel por el asesinato del maltratador y del que nunca más se sabe. Y si nos ponemos chovinistas, como propuesta europea, merece un visionado.


Tags: , , , ,



  • Gloria!!

    Ayer termine de ver la serie y tengo que decirte que no entendiste el final o se te pasó algo
    ATENCION SPOILER
    La mujer de TV murió JUNTO A SU HIJO PEQUEÑO en un accidente de coche en el puente de marras, ya que se habia ido enfadada de casa despues de haber discutido con TV respecto a que habia conocido a otra persona y le queria dejar. Por eso TV culpa a Martin de la muerte de su hijo (no ya la de su esposa) y quiere vengarse pagandole con la misma moneda: Matando a su hijo. No es un lio de faldas en absoluto
    Respecto a los crimenes anteriores y que tienen que ver con la motivación y desenlace final… muy cogido por los pelos. A mi tampoco me acaba de cuadrar

Subir al cielo ↑