Publicado el 15 de octubre de 2013 | por 1

Lo asqueroso

No me gusta causar alarma, pero hay ciertas cosas que llevamos ignorando toda nuestra vida y alguien debería decir en alto. No porque vaya a servir de nada, de hecho por eso preferimos hacer como si no existiesen, pero en algún momento habrá que hablar de ellas.

Estaba yo en un hotel de carretera –muy digno, pero en una rotonda– colgando mi impoluta y perfecta camisa de algodón en una percha de plástico de Ikea, aparentemente. En ese momento tuve una especie de epifanía. ¿Y si el camionero que ocupó esta habitación hace tres semanas tuvo a bien meterse la percha por su sagrado agujero?

fondo-tsunami-pelicula-lo-imposible

Al igual que “Lo imposible”, “Lo asqueroso” también puede suceder cuando menos te lo esperas

Como en la película Lo imposible, todo lo aparentemente improbable puede ocurrir. En este caso, lo podemos llamar lo asqueroso. Lo asqueroso nos persigue cada día. Quizás a nuestro inquilino estaba borracho y aburrido, o quizás siente una debilidad por las perchas de plástico. El caso es que el motivo no importa lo más mínimo. Que lo comprendamos o no, que sea razonable o una degeneración, no influye en que ocurra o no.

Por eso, con el único objetivo de crear mal rollo y amargaros la existencia de forma gratuita en vuestra vida cotidiana, hago un pequeño recopilatorio de lugares en los que lo asqueroso puede estar presente. Son todos los que están, pero no están todos los que son. De hecho no es más que un mínimo ejemplo de lo que puede ocurrir.

  • Hoteles. El peligro acecha en cada esquina, y la percha puede ser lo más limpio, pero hay un sobre que siempre toca: las colchas o mantas. De acuerdo, las sábanas se lavan cada día (o no…), pero, ¿esa colcha? Podría llevar un año sin lavarse, 365 inquilinos han pasado por ahí antes que tú. Estadísticamente, 300 personas muy cuidadosas, 60 que a saber lo que han hecho ahí encima, y cinco auténticos cerdos.
  • Restaurantes. ¿Te gustan las tareas repetitivas? Seguro que no. Al cocinero, tampoco. Así que imagina repetir el mismo proceso día tras día. ¿Prestarías atención a la higiene? Es imposible que se note, ni en medio de una inspección de sanidad.
  • El dinero. Una búsqueda en Google te dará un montón de titulares amarillistas, la mayoría periodismo-basura, sobre la cocaína en los billetes. Pero créeme que eso es lo de menos, al fin y al cabo si eres tan cerdo como para manejar dinero y después meterte los dedos en la boca o en la nariz, merecido te lo tienes. Lo impactante es todo lo demás. Porque el dinero es como una cruel metáfora de la vida: está en todos los procesos y pasa por mil manos.
  • El supermercado. Esa cinta negra por el que pasa la compra de todo el mundo, incluyendo cosas que se han caído al suelo, restos de comida y también dinero. Fíjate la próxima vez que la punta de la barra de pan toque esa cinta negra, o que la lechuga quiera sacar una hoja de la bolsa para tocarla. Te acordarás de lo asqueroso.
  • La comida con guantes azules. Me encanta cuando en algún sitio te dan algo de comer -véase una hamburguesa – con unos guantes azules que transmiten cierta sensación de tranquilidad. Hasta que te recogen el billete con los mismos guantes y te dan el cambio en monedas. Realmente creo que los utilizan para protegerse ellos de la porquería que están tocando.
  • El jabón de manos líquido. De verdad, cualquier ser humano, hombre o mujer, ha encontrado alguna vez una desagradable similitud cuando presiona el émbolo del jabón líquido. Sería ridículo pensar que ningún graciosete ha querido añadir su líquido de la vida a uno de esos jabones en un baño público. ¿Te tocará a ti?
  • Cepillos de dientes. Una de las personas más serias, limpias e impolutas que he conocido me contó una vez cómo utilizaba el cepillo de dientes de su enemiga y compañera de residencia para limpiar el WC, sólo para recrearse pensando cada noche en su proceso de “higiene” dental. Eso arroja todavía más oscuridad al asunto: ni siquiera es necesario ser un guarro, basta con ser un hijo de puta para crear cosas asquerosas.

Sirvan estos como ejemplos conocidos de la presencia de lo asqueroso. El grupo Los Punsetes lo definen perfectamente en su tema “Lo natural”. Lo natural es que las cosas salgan mal. Y que lo asqueroso esté presente. Recuérdalo la próxima vez que quieras sentirte mal y no sepas cómo.

Foto: “Danaboo


Tags: , , , , , , ,



  • hermanosoul

    Todo bien hasta que habéis metido el tema de Los Punsetes. Y es que en el fondo no podéis evitar ser lo que sois…

Subir al cielo ↑