Publicado el 21 de octubre de 2013 | por 0

Mitmag dice no al Movember porque la pelusilla en el bigote no tiene sexo

La redacción de Mitmag presume de ser un ejemplo de paridad entre hombres y mujeres: el mismo salario ostentoso y el mismo Calendario Zaragozano en el escritorio para ellos y ellas.

Es por esto que la famosa mandanga solidaria del Movember nos indigna sobremanera. La naturaleza es sabia y ha querido que el pelo brote por igual bajo las narices de hombres y mujeres, por lo que la consideramos una acción machista y misógina, solo centrada en las enfermedades y bigotes masculinos.

Te odiamos

Te odiamos, bigotito hipster de mentirijillas. Vete por donde quiera que hayas venido.

Nos sorprende que la acción se centre en el impacto que el bigote va a causar a nuestros compañeros de trabajo, amigos y familiares ¡al vernos con bigote! ¿Pero qué hombre de hoy en día que se vista por los pies no luce un frondoso bigote? En la redacción se producirían dimisiones si el elenco masculino apareciese afeitado. ¿Cómo podríamos tener ideas sin curvar las puntas de nuestros bigotes con nuestros dedos? ¿Cómo?

¿Qué miras?

¿Qué miras? ¿Mis ojos azul cielo o mis gafas Mó?

Por eso rogamos a los sabios que vincularon el cáncer de próstata y el cáncer testicular con los bigotes masculinos que tengan a bien permitir la participación femenina. Cierren su sección Mo-sistas en la que ustedes ponen barreras al bigote femenino. Aún están a tiempo de rectificar. Sugerimos que añadan alguna enfermedad femenina a su iniciativa, como el cáncer de mama y dejen que alguna diseñadora moderna le dé un toque femenino a su página web. ¡Ustedes necesitan un lazo y lo saben!

Young moustache

El bigote femenino está calando en la juventud: es tendencia, es trendy, es un must have, es níquel, es cuqui, es bien.

Molas

Molas

Además del dolor que están causando a toda una redacción, también quisiéramos advertirles que dado el carácter norteamericano de la iniciativa, no se han percatado de la idiosincrasia propia de este país de países que es España, en el que el perfil medio del trabajador no es el de un diseñador de videojuegos en Austin, Texas ni el de uno de nuestros elegantes redactores, sino el de un señor que lleva puesto uno de sus tres trajes y que entre casilla de Excel y casilla de Excel, mata el tiempo jugando al Candy Crush.
Cuando el modernillo de la empresa entre luciendo bigotito, será mirado de arriba abajo. Y cuando explique que se trata de una cosa solidaria con las próstatas la cosa puede hasta acabar mal. Ténganlo en cuenta, por favor.

Frida Kalho

Frida, guiaste nuestro camino y construiste puentes de pelusilla.

Remolas

Remolas

Todas las personas famosas españolas con bigote que me vienen a la cabeza me evocan los valores de la solidaridad por lo que quiero terminar en positivo. En Mitmag somos conscientes del esfuerzo que suponen estas iniciativas solidarias y creemos que dejarse bigote solidario está muy bien. Durante noviembre seremos muy felices viendo como algunas personalidades del ciberespacio nos muestran cada día lo divertidos que están con su bigote anodino. En el fondo, lo que tenemos es insana envidia. Ojalá muchos medios nos bombardeen con esta iniciativa y suframos el castigo que merecemos. Ver cómo las fibras de queratina crecen es uno de los mayores espectáculos que Internet puede ofrecer.


Tags: , , , , , , , , , , ,



Subir al cielo ↑