Publicado el 1 de junio de 2014 | por 0

Soy peligroso

Querida Bedelia:

¡Ahora lo entiendo todo! Ahora comprendo porque llevo 15 años de terapia intensiva, sin grandes avances. Mi psicólogo, el pobre, hace lo que puede, pero lo cierto es que llevamos un lustro atascados en mi fase fálica sin que hayamos llegado a ninguna conclusión todavía. Claro que, ¿qué se puede esperar de un terapeuta que se llama José Antonio Romerales y que se hace llamar Toni por sus pacientes? Si tuviera la inmensa suerte de que me aceptaras en tu consulta, querida Bedelia, todo sería diferente. Para empezar yo me referiría a ti respetuosamente como Dra. du Maurier y diría con orgullo: mi terapeuta es Bedelia du Maurier. Solo por eso superaría varias neuras y traumas infantiles que aún hoy en día siguen atormentándome.

Bedelia du Maurier; ¡qué bien suena! Quién te ha visto y quién te ve, chica. El rubio es tú tono, definitivamente y los pómulos esos que te has puesto te sientan divinamente, te hacen el rostro más ovalado. Estás tan estilizada, tan orgullosa, que pareces otra. ¡Incluso has aprendido a andar con taconzados! Ahora tienes un aire frágil y digno y hablas con una serenidad tal que da la sensación de que tienes respuesta para todo. Nada que ver a cuando corrías detrás de marcianos en Expediente X, con ese aspecto de granjera de Missouri, pelirroja y ordinaria. Claro que por aquella época los extraterrestres te habían abducido varias veces y habían experimentado contigo, lo cual suele dejar muy mal cuerpo. Te perdono. Bedelia-2

Lo sé, lo sé. Sé que desde que aquel paciente intentó atacarte, no has vuelvo a ejercer. Y que sólo aceptas a Hannibal Lecter en tu consulta, un poco forzada por su insistencia y las circunstancias. Es normal que te sientas en deuda con él. Fue un detallazo por su parte que te vengara de aquel desalmado haciendo que se ahogara tragándose su propia lengua. ¡Qué galante! Pero a mí me encantaría que hicieras otra excepción conmigo. Sabes, yo modestamente también tengo mi lado oscuro, mis secretillos, mis puntos turbios… Claro que debería grabar nuestras sesiones a fin de escuchar tres o cuatro veces tu respuestas para entender lo que me dices. ¡A veces eres tan críptica! Debo admitir que la mitad de las conversaciones que tienes con el Dr. Lecter, no me entero de lo que habláis, jajajaja! bd-&-H

 

Ayer vi el final de la segunda temporada de Hannibal, y me he quedado abatido. Me siento tan vulgar, tan aburrido que he decidido a escribirte. Debería exigir más a mi pareja. Y también debería entregarme más. Y no dejarme arrastrar por esta relación intrascendente en la que estamos ambos metidos y que seguramente continuamos porque ya nos hemos acostumbrado. Estoy contigo, queridísima Bedelia. Hannibal Lecter es de los pocos románticos auténticos que quedan. De acuerdo, tiene costumbres un tanto peculiares y gustos bizarros, sobretodo en cuanto a lo gastronómico se refiere. Pero, que lance la primera piedra quien no tenga sus manías. El Dr. Lecter es atento, es integro, es caballeroso, es elegante, educado, culto y un maravilloso anfitrión. No me extraña que al final decidieras apostar por él y largaros a donde quiera que os hayáis ido. Es cierto, da un poco de yuyu, pero tiene cosas buenas. Aborrece la mala educación, los gustos vulgares, la gente sin principios, los horteras, los incultos… Pero lo que más valoro de él es que es de esas personas que te abre horizontes y plantea retos a tu mísera existencia pequeño burguesa. El bien y el mal, la vida y la muerte, hombre o mujer, muslo o pechuga… ¿Qué son si no convencionalismos sociales? Además, estoy seguro que es buen amante, como todos aquellos que han traspasado los límites de la moral y han dejado atrás los fantasmas personales. kiss

 

En esta era de Internet, donde todo es breve y rápido y las relaciones humanas apenas van más allá de la mera capa de lo superficial, Hannibal Lecter se muestra como una figura anacrónica. Se toma su tiempo para saborear cada detalle, sus acciones son pequeños rituales, sin prisas, sus explicaciones, crípticos mensajes que merecen reflexión y estudio. Podríamos decir que pertenece a otra época. Sería perfecto coetáneo de Drácula, tan decadente, o Frankenstein, tan salvaje. Ups, mejor me callo, no vaya a ser que a los de Laurentis se inspiren en esta carta y se les ocurra hacer un mash up de esos juntando monstruos góticos, como está haciendo Showtimes en ese bodrio que es Penny Dreadful. ¡Qué lástima!

¿Puedo hacerte una pregunta Bedelia? ¿Sentiste celos cuando Hannibal se interesó por Will Graham? ¿O sabías desde el principio que todo iba a acabar como el rosario de la aurora y el Dr. Lecter volvería a tu regazo? Ha habido momentos en esta segunda temporada en los que Hannibal y el asesor del FBI han sido mucho más que simples amigos. O colegas o enemigos. H-&-W La verdad es que su relación ha pasado por todo tipo de estados emociones que uno pueda aquí enumerar. Por mucho que a última hora Will, débil y pusilánime, diera marcha atrás, llegó a estar profundamente seducido por el Dr. Lecter, que lo había enviado al infierno para luego salvarlo y subirlo a los altares. Fueron amantes, o mucho más que eso, cómplices, mezclando entre ellos las más bajas pasiones con los sentimientos más puros. Incluso en la escena final, cuando Lecter lo abraza para rajarle la barriga y sacarle las tripas, puedes sentir su afecto, su amor –sublime Mads Mikkelsen-. Ríete tu de la sobrevalorada True Detective, que no llega a la sublime intensidad ni a la generosa truculencia de Hannibal, en la que descaradamente se inspira. Pero, ¿quién se atreve hoy en día a criticar un producto de la todo poderosa HBO? Además, no puedo con McConnaughey. Sí Bedelia, esa será una de la muchas fobias personales que deberás ayudarme a superar. Soy débil. Lecter te necesita. Ahora deberás procurarle todo tu apoyo. Dale tu cariño y ándate con ojo también, que ya sabes lo que le gustan los cuchillos a este hombre. ¡Que estimulante! En el fondo el Dr. Lecter busca un compañero de viaje en la vida, como cualquiera de nosotros. Por que Hannibal es un ser humano también. ¿O no?

Siempre tuyo.

Nacho Z.

P.D. Te espero impaciente en tu consulta o en la tercera temporada de la serie. jesus


Tags: , , , ,



Subir al cielo ↑